¿Por qué atacar la lucha contra la corrupción y las voces que se alzan?

Los que critican el discurso de anoche del ex presidente Hipólito Mejía o el de Danilo Medina del pasado 27 de febrero comenten un error. Si, pienso que es un error. Creo que ambos han sido muy responsables al abordar el tema, sobre todo en lo que respecta a casos como el de Odebrecht.

El momento de hoy no es el de juzgar las palabras, sino valorarlas, tomarlas en cuenta y sumarlas todas a una lucha que debe unir todos los corazones de los dominicanos ¿No escucharon a Danilo Medina el 27 de febrero pasado? ¿Quién no quiere justicia? Todos la queremos, incluídos los cínicos que marcharon junto a mucha gente seria, de conducta y estatura moral para haberlo hecho, o de los que no marcharon, como yo, pero que levantamos nuestra voz exigiendo que se llegue hasta las últimas consecuencias, sin importar quien caiga y llamando a la población a mantenerse vigilantes frente a la justicia de este país, para que todo el peso de la ley caiga sobre todo aquel que a ella haya faltado.

Lo que importa no es de dónde venga el discurso, sino que finalmente, el mal de la corrupción y la impunidad encuentren fin.

¿Mayores controles? Creo que se han estado creando y aplicando en los últimos años para combatir este flagelo que tanta pobreza y desigualdad genera, lo más importante de todo es que creo que voluntad política existe en el primer mandatario para perseguir a quien haya que perseguir por cometer alguna falta, el tiempo lo colocará donde sus acciones lo lleven. Lo propio con quienes administran justicia en República Dominicana, pero también de cada ciudadano que, como Mejía, ha tenido la oportunidad de estar frente a la cosa pública o en el libre ejercicio de actividad empresarial, y ha decidido colocarse del lado correcto, del bien, será el tiempo el que dirá.

Creo además que, al igual que yo, debemos confiar en esa generación que representa el hoy magistrado procurador, que poco a poco se va haciendo camino y buscar establecer un antes y un después en lo público y hasta en lo privado, espero no nos defraude, pero sobre todo, confío en ustedes, los que se detuvieron a leer esto, porque no basta con expresar nuestro descontento, gritar palabras descompuestas a tal o cual o juzgar a alguien porque entendemos que se ha enriquecido de manera ilícita, lo que importa es que comprendamos cuál es nuestro rol en la sociedad y cumplirlo; el de ser activos vigilantes y celosos guardianes de esa República Dominicana que hoy construimos y que esperamos dejar como legado a nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos.

La lucha contra la corrupción y la impunidad nos debe unir a todos, Estado y Sociedad. Debemos combatirla justos y arrancarla de raíz, y a todos los niveles. El momento de la crítica llegará, justo cuando las cabezas rueden y no solo se falle en justicia, sino también en el tribunal moral del pueblo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s